Share

El legado de Bob Bradley en el LAFC será difícil de igualar

Los Angeles FC head coach Bob Bradley ( ki)
Bob Bradley fue el primer entrenador en la historia del LAFC.
(David Zalubowski / Associated Press)
LAFC coach Bob Bradley watches
El entrenador del LAFC, Bob Bradley, observa a su equipo contra el León de México durante un partido de la Liga de Campeones de la CONCACAF en el estadio Nou Camp en León, estado de Guanajuato, México, el 18 de febrero de 2020.
(Victor Cruz / AFP via Getty Images)

El anuncio de la semana pasada de que el entrenador Bob Bradley y el LAFC han acordado mutuamente separarse, marcó el final de uno de los inicios más exitosos para un equipo de expansión en la historia de la MLS.

“Bob el Constructor” llevó al equipo a los playoffs en su primera temporada, batió el récord de puntos en la temporada regular de camino a un Supporters’ Shield al año siguiente y la temporada pasada alcanzó la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF. Se convirtió en el único entrenador de la MLS que ha vencido a tres rivales de la Liga MX en un mismo torneo.

Durante la mayor parte de su mandato en el LAFC, el equipo jugó con un estilo dinámico y atractivo que producía goles -y victorias- a raudales. Fue un estilo que otros equipos trataron de imitar y no lo consiguieron, y que ayudó a crear una cultura de club que enganchó a los aficionados, con el LAFC anunciando entradas agotadas para los 65 partidos de la MLS, incluidos los playoffs.

Anuncio

En sus tres primeras temporadas, ningún equipo de la MLS consiguió más victorias, puntos o goles en la temporada regular que el LAFC. El legado que deja Bradley será difícil de igualar.

“Cuando uno mira los cuatro años completos, creo que hemos logrado mucho de lo que nos propusimos”, dijo John Thorrington, director general y copresidente del LAFC. “Yo mismo y el club, estamos agradecidos por todo lo que Bob trajo, logró y ayudó a construir en esos cuatro años”.

Pero todo ese éxito solo produjo una victoria en los playoffs. Esta temporada, el LAFC, plagado de lesiones de jugadores clave y actuaciones irregulares de otros, terminó con un balance de 12-13-9, se perdió la postemporada y acabó noveno en la Conferencia Oeste, compuesta por 13 equipos.

“Ha sido un mal año”, dijo Bradley, cuyos equipos fueron 37-13-18 en sus dos primeras temporadas, con una media de 2.25 goles y una diferencia de 64 goles con respecto a sus rivales, y luego 21-21-14 en las dos últimas, en las que anotaron medio gol menos por partido con un modesto diferencial de +10.

LAFC forward Carlos Vela moves toward the ball against Colorado
El delantero del LAFC Carlos Vela (10) se acerca al balón contra los Rapids de Colorado el 7 de noviembre en Commerce City, Colorado. Los Rapids ganaron 5-2.
(David Zalubowski / Associated Press)

La diferencia fue que Bradley fue abandonado por momentos en las últimas dos temporadas por los jugadores en los que confió los dos primeros años. Carlos Vela, el MVP en 2019 cuando rompió el récord de anotación en una sola temporada, jugó menos que los partidos de LAFC en los últimos dos años. Diego Rossi, el ganador de la Bota de Oro en 2020, se fue cedido al Fenerbahçe turco en septiembre y Brian Rodríguez no hizo su primera aparición esta temporada hasta mediados de julio tras un préstamo de invierno al Almería de la segunda división española.

Como resultado, Bradley obtuvo menos del 45% de los minutos posibles de sus tres jugadores designados en 2021. El defensa Eddie Segura fue operado de la rodilla a principios de agosto y el centrocampista Eduard Atuesta se perdió 10 partidos.

“Es difícil competir cuando no tienes a la mayoría de tus jugadores importantes”, dijo Vela, cuyo futuro con LAFC es indeterminado. “No estuve con ellos la mayoría de los partidos cuando me necesitaban, algo que me hace sentir mal, porque siento que soy un jugador importante en este club.

“No es la temporada que esperábamos”.

Pero sigue una pauta para Bradley, de 63 años, cuya etapa más larga en un equipo profesional fueron las cinco temporadas que pasó con el Fire de Chicago en su debut como entrenador. Al igual que con el LAFC, comenzó rápidamente con el Fire y ganó la Copa MLS en la temporada inaugural del equipo. Pero terminó con un récord perdedor en su último año, al igual que con el LAFC.

El tres veces entrenador del año de la MLS y tercer entrenador más ganador de la historia de la liga puede dominar a un equipo y a un vestuario gracias a su ardiente personalidad y a su convicción. Sin embargo, esa intensidad puede agotarse con el tiempo.

Thorrington no cree que eso sea un problema en el LAFC.

“No lo veo necesariamente así", dijo. “Lo que yo diría es que cuatro años es mucho tiempo. Cuando miro hacia atrás en este año, no tuve la sensación de que los jugadores se rindieran o no estuvieran escuchando”.

Sin embargo, con Thorrington esperando un invierno de transición - “Esta será una temporada baja más ajetreada en términos de rotación”, dijo- era el momento de empezar de nuevo con un nuevo gerente.

“Gracias a Bob, hemos sentado esta base y establecido una trayectoria de los estándares que tenemos aquí en el LAFC y qué tipo de fútbol vamos a jugar y qué tipos de jugadores tendremos”, dijo Thorrington. “Tenemos muchas de esas piezas en su sitio. ¿Necesita refrescarse un poco? Sin duda.

“No estamos hablando de un reinicio completo, sino más bien de refrescar a un grupo que creemos que tiene muchas promesas dentro”.